El uso terapéutico de la marihuana podría reducir el consumo de medicamentos

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp

Como droga, golpea el cuerpo hasta dejarlo noqueado; pero cuando se concibe como un remedio, es capaz de paliar los efectos de enfermedades devastadoras. Conoce a fondo sus dos caras opuestas. Por mucho que se modifique su composición para que los efectos perjudiciales disminuyan, las sustancias nocivas siguen estando presentes.

Los principales beneficios paliativos que se han tribuido a la marihuana terapéutica son:

  • Inhibe las náuseas y el vómito que padecen los enfermos de cáncer y sida que son sometidos a quimioterapia.
  • Actúa como analgésico para los dolores en enfermedades como la esclerosis múltiple, o en el caso de lesiones de médula espinal.
  • Estimula el apetito y facilita el aumento del peso de pacientes con anorexia derivada de patologías graves.
  • Atenúa los espasmos y las contracciones causados por enfermedades como la epilepsia, esclerosis múltiple o párkinson.
  • Combate la ansiedad y la depresión.
  • Contiene agentes que protegen las neuronas en caso de un traumatismo craneoencefálico o ictus.

«Investigadores de la Universidad de Georgia (Estados Unidos) reconocen que la legalización del uso medicinal de la marihuana podría tener beneficios también para el gasto farmacéutico ya que, según han visto, supone un menor consumo de medicamentos con receta.

En concreto, los resultados del estudio publicados en la revista ‘Health Affairs’ sugieren que podría haber supuesto un ahorro de 165,2 millones de dólares (unos 148 millones de euros) en 2013 en los 17 estados y el distrito de Columbia que ya han autorizado su consumo con esta indicación. Y si todos lo hubieran hecho, el ahorro global para el Medicare sería de unos 468 millones de dólares (422 millones de euros).

El estudio demuestra como, en los estados donde está legalizada, hay quienes están recurriendo a su consumo como alternativa a algunos medicamentos con receta para el dolor o los trastornos del sueño.

«Los resultados sugieren que la gente realmente está usando la marihuana como medicina y no sólo con fines recreativos», ha reconocido Ashley Bradford, autor del estudio.

En su investigación analizaron los datos del gasto del Medicare destinado al pago de medicamentos con receta entre los años 2010 y 2013, centrándose en aquellas prescripciones para las que la marihuana puede servir como tratamiento alternativo.

En total se seleccionaron nueve categorías para las que la Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés) tiene al menos un medicamento aprobado: ansiedad, depresión, glaucoma, náuseas, dolor, psicosis, convulsiones, trastornos del sueño y espasticidad.

En el caso del glaucoma lo eligieron a pesar de que, aunque la marihuana hace disminuir la presión ocular causada por la enfermedad en un 25 por ciento, los efectos solo duran una hora y de hecho no acabó sustituyendo a los fármacos.

Sin embargo, en el resto de categorías se redujo el número de prescripciones de medicamentos, con unas 1.826 dosis diarias menos en el caso del dolor o 265 en la depresión, por ejemplo.

Actualmente el Gobierno federal incluye la marihuana en la ‘lista 1’ de sustancias controladas, la categoría de medicamentos de uso más restrictivo, dados los graves problemas de seguridad y abuso que puede ocasionar si se usa sin supervisión médica.

El objetivo de estos investigadores, a raíz de los resultados obtenidos es ampliar el estudio para ver si consigue un ahorro similar en el Medicaid, el programa de seguros de salud del Gobierno de Estados Unidos para la gente necesitada.

Fuente: www.ecodiarioelconomista.com

También te gustará esto