Una cadena de negligencias médicas

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp

Una paciente sufre las graves consecuencias de una interminable cadena de negligencias médicas, que le han provocado la extensión y metástasis de un cáncer (condrosarcoma mesenquimal) que se podría haber curado. El Juzgado de 1ª Instancia nº 27 de Barcelona, ha considerado probados todos los hechos expuestos en la demanda, y ha dictado sentencia por la que condena a la aseguradora Zúrich como Responsable civil directa  de la actividad médica que se desplegó por parte de los profesionales sanitarios dependientes del Instituto Catalán de Salud (ICS) en el  Hospital Arnau de Vilanova, en Lleida, a indemnizar a la paciente con la cantidad de 150.000 euros por los graves daños y perjuicios que sufre, así como a los intereses de demora

Los servicios jurídicos de la asociación El Defensor del Paciente han defendido los derechos de una mujer que sufre los severos resultados del retraso del diagnóstico de un cáncer que inició sus síntomas en agosto de 2012 cuando la paciente, entonces con 48 años, se notó un «bulto» en la pierna. A pesar de que las pruebas (radiografía y Eco) no alcanzaban un diagnóstico, y que el radiólogo aconsejó hacer una RNM, ésta no se hizo hasta un año después.

“Por si no era suficiente, que se retrasaran casi dos años en extirpar el tumor, cuando el mismo se analiza, se produce de nuevo otro error médico”

En 2013, y pese a que las imágenes de la RNM de ese año confirmaban un importante crecimiento del tumor y que tenía características de malignidad, no se hizo la biopsia del mismo, y se programó una cirugía para extirparlo en abril del 2014, sin la derivación a un centro especializado. Se extrajo el tumor sin hacer la resección de los márgenes de seguridad.

Después, “por si no era suficiente, que se retrasaran casi dos años en extirpar el tumor, cuando el mismo se analiza, de nuevo otro error médico”. En esta ocasión el especialista en Anatomía Patológica informa incorrectamente como tumor benigno, lo que en realidad se supo meses después que era un condrosarcoma mesenquimal.

La realidad de la grave enfermedad que padecía no se desveló hasta que la paciente se palpó una tumoración en el pecho meses después. Fue la biopsia de este tumor de mama la que reveló que se trataba de una metástasis del condrosarcoma mesenquimal que se notó dos años antes en forma de «bulto» en la pierna. Estudios posteriores revelarían que, además, padecía metástasis en pulmón y glúteo. Actualmente la paciente, que fue derivada en diciembre del 2014 al hospital de referencia para estos tumores, el Hospital Sant Pau de Barcelona, sigue en tratamiento con quimioterapia y padece además metástasis en páncreas.

Fuente:www.consalud.es

También te gustará esto